Un implante dental es un elemento diseñado para sustituir la raíz que falta y mantener el diente artificial en su sitio.Dentcive

EL proceso de colocación del implante dental

Existen varias técnicas para colocar los implantes dentales:

Clásica (quirúrgica) – esta técnica se realiza cortando la encía, en el caso en cual el diente fue extraído ya de mucho tiempo.
Implantología transmucosa, también llamada sin colgajo o flapless- esta basada en la colocación del implante dental sin la necesidad de cortar la encía.
La implantología dental inmediata post-extracción – este procedimiento supone la capacidad de colocar el implante en la misma sesión cuando se extrae el diente.

Sin embargo, cualquiera que sea el método que elija, la implantación dental no es dolorosa y se realiza bajo anestesia local. El trabajo no es difícil y dura poco tiempo, pero, para tener dientes fijos, el paciente debe esperar desde unos días hasta 6 meses, dependiendo del tipo de implante dental.
Tipos de implantes dentales

Implante dental de carga inmediata (1 fase)
El implante dental en una fase se utiliza para evitar la segunda fase del implante: es decir, para no abrir la encía y insertar el pilar. En la misma fase se coloca el implante y se fija la corona dental. Este tipo de implante dental requiere una buena calidad y cantidad de hueso. El implante dental en carga inmediata se inserta inmediatamente en el alvéolo. Para esto, no debe ser ninguna infección, pero esto no sucede muy frecuente.

Implante dental en 2 fases
La intervención con estos tipos de implantes dentales supone 2 fases. En la primera etapa se introduce el implante que se debe integrar con el hueso. Por esto, para continuar con la segunda fase de tratamiento debe pasar 3-4 meses después de la cirugía para la mandíbula inferior y 5-6 meses para el maxilar superior.
En la segunda fase de el tratamiento, sobre la parte superior del implante se atornilla el muñón (el pilar) y después sobre él se cementa la corona permanente.